Equipo del Aposento Alto

Conoce el equipo Aposento Alto, sirviendo el cuerpo de Cristo en México y como hasta el fines de la tierra…aposento-alto-logo

20210408_134011


Ir a:

Tino y Elizabeth Zuñiga         Ricardo y Cristina Ramirez
Narciso y Maria Canseco      Braulio y Pilar Leal

Fabian y Sarah Mendoza

Basiroa, Sonora, Mexico (en este momento son viviendo en Texas, EEUU)

image00018

Fabián creció en este pueblo al pie de las montañas de la Sierra Madre cerca de Alamos, Sonora. Misioneros de México y de los Estados Unidos visitaron Basiroa cuando Fabián era un niño y dedicó su vida al servicio de Jesús en el año 2000. Desde ese momento, Dios le ha dado una visión para ver una Biblia en cada uno de los hogares esparcidos por las Montañas de la Sierra Madre, y ver crecer la iglesia en su ciudad natal de Basiroa. En las montañas, a muchas de estas casas solo se puede llegar a pie, a caballo o en vehículo todo terreno (ATV). En el pasado, él y algunos amigos hicieron varios viajes a las montañas con mochilas llenas de Biblias. Recientemente, han comenzado a construir la base de la misión en el pueblo de Basiroa. Este es un sueño del tamaño de Dios para Fabian y Sarah, y sus cuatro hijos. Actualmente viven en Texas.

Braulio y Pilar Leal

Las Flores, Sinaloa, Mexicoimage00012

Los discípulos de Jesús eran un grupo diverso de hombres compuesto por pescadores, carpinteros, empresarios, etc. En México, si quieres ganarte la vida, necesitas trabajar y tienes que trabajar duro. ¡Dios ha llenado el equipo de liderazgo de Aposento Alto con líderes trabajadores y quienes trabajar duro! Y Braulio es un pastor, maestro y líder sabio y trabajador. Tiene una visión para la multiplicación. Dirige una pequeña iglesia en la cercana comunidad de Las Flores de las Culebras. Él y su esposa, Pily, y sus tres hijos, todos educados en el hogar, viven en el pequeño pueblo de pescadores de Boca del Río.

Narciso y Maria Canseco

Quimichis, Nayarit, Mexicoimage00004

Narciso y María viven en una pequeña comunidad agrícola y pesquera en la costa de Nayarit. En el 2000, Dios llamó a Narciso para que dejara su hogar en el estado de Veracruz y se mudara a Quimichis para predicar la Palabra en esta área difícil. Los veranos en esta parte de México son extremadamente calurosos y húmedos con muchos insectos que pican y pican, pero eso no detiene el trabajo de Dios ni frustra la pasión con la que Narciso y su familia ministran verdad y amor a la Iglesia y la comunidad de Quimichis.

Ricardo y Cristina Ramirez

image00021Celaya, Guanajuato, Mexico

Barrato! Barrato! Barrato! Ese es el grito que oyes si sigues a Ricardo por el mercado donde vende ropa para niños. El mercado mexicano es un lugar animado y bullicioso donde se puede comprar casi cualquier cosa y donde los vendedores no se avergüenzan de anunciar que sus productos son baratos. ¡Barato! ¡Barato! Ricardo y Cristina viven actualmente en Celaya, en el estado de Guanajuato. Debido a la gran cantidad de personas que nunca han escuchado el Evangelio de Cristo, los investigadores de misiones se han referido a esta parte central de México como “El Círculo del Silencio”. Ore por Ricardo y Cristina, por su protección y guía en la vida y el ministerio. Ore pidiendo bendición para ayudar a plantar iglesias locales a nivel local y para capacitar a futuros obreros misioneros para lugares cercanos y lejanos.

Tino y Elizabeth Zuñiga

El Marcól, Sinaloa, Mexicoimage00008

Tino y Elizabeth tienen una pasión por enseñar la palabra de Dios, un corazón para ver a las personas conocer a Jesús personalmente y manos dispuestas a servir en cualquier capacidad necesaria. Tino, su esposa y sus tres hijos, saben lo que significa sufrir por Cristo. Durante más de un año, pastorearon una congregación en una pequeña comunidad agrícola en Sinaloa y fueron perseguidos por su fe y sus esfuerzos para ayudar a la gente de allí. En un momento, durante una reunión de adoración, los hombres llegaron al edificio de la iglesia y comenzaron a soldar las puertas para cerrarlas … con la congregación todavía adentro. Tino y Elizabeth se mantuvieron firmes en su fe y se negaron a darse por vencidos hasta que, finalmente, los otros creyentes se mudaron a una ciudad diferente y la familia Zuñiga regresó a su ciudad natal de Marcol. Se unieron a Aposento Alto en el verano de 2016 y, desde entonces, han estado sirviendo y ayudando en varias misiones de Aposento Alto, además de buscar establecer una fraternidad en el hogar en Marcol. Piden sabiduría mientras tratan de mostrar el amor de Cristo a quienes los rodean. También tienen interés en buscar el llamado de Dios al ministerio en un lugar internacional.